ASOCIACIÓN MADRILEÑA PARA LA LUCHA CONTRA LAS ENFERMEDADES RENALES

Inicio | Quiénes somos | Junta directiva | Servicios | Guía de la patología | Hazte socio | Donación de órganos | Actualidad | Galería de fotos | Contacto | Mapa web

ACTUALIDAD

ENERO 2018
FEBRERO 2018
MARZO 2018
ABRIL 2018
MAYO 2018
JUNIO 2018
JULIO 2018
AGOSTO 2018
SEPTIEMBRE 2018
OCTUBRE 2018
REVISTA ALCER
NOTICIAS AÑO 2017
NOTICIAS AÑO 2016

13.07 - ¿Por qué crece un riñón tras extirpar el otro?

¿Por qué crece un riñón tras extirpar el otro?

  El proceso de cambio que sufre un riñón cuando el otro ha sido extirpado es el protagonista de un estudio español que se publica en la revista Journal of Cellular and Molecular Medicine. La regulación de la división en las células que hacen crecer al riñón es uno de los puntos básicos de la investigación, que corresponde al equipo de Alberto Ortiz, investigador de la Red de Investigación Renal (Redinren), perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, y del consorcio Cifra de la Agencia Lain Entralgo de la Comunidad de Madrid.

  El trabajo ha demostrado que, cuando se extirpa un riñón (nefrectomía), las células del otro riñón producen en su superficie grandes cantidades de un receptor llamado FN14. Este receptor es el que hace que la célula se divida cuando es estimulado por una proteína que se encuentra fuera de la célula, y que se conoce como Tweak.

  Función compensada

  Para compensar la pérdida de un riñón, proteínas Tweak del otro riñón incitan a que se dividan las células, aumentando su número y, por tanto, la masa renal, lo que permite compensar funcionalmente la pérdida del riñón. Durante la investigación se ha puesto de manifiesto que, en ausencia de Tweak, la división de células renales en ratones disminuye a la mitad; por el contrario, el tratamiento con estas proteínas duplica la división celular.

  Los riñones tienen una capacidad limitada para crecer cuando se pierde parte su masa, según los autores del estudio, cómo por ejemplo como consecuencia de un accidente o por una extirpación por causa oncológica.

  Ante la pérdida de uno de los riñones, el otro aumenta de tamaño, crece, intentando compensar la pérdida. Los investigadores recuerdan en la publicación que este fenómeno es también necesario para la recuperación de la insuficiencia renal aguda. La súbita pérdida de la capacidad de los riñones para cumplir con su función (lo que se conoce como fallo renal agudo) ocurre en el 1 por ciento de los pacientes ingresados. La mortalidad asociada alcanza el 50 por ciento, pero aún no se conocen tratamientos que aceleren la recuperación de la función del riñón.

  Regeneración renal

  La presencia de la proteína Tweak determina un mayor o menor aumento de la masa de un riñón cuando el otro ha sido extirpado. Después de la operación, un mecanismo compensador provoca una mayor síntesis de receptores FN14. Ortiz cree que la disponibilidad de estos tratamientos terapéuticos permitirá disminuir la mortalidad del fallo renal agudo, y que este tipo de trabajos pueden tener aplicación para la regeneración de los riñones después de lesiones que causen pérdida de la masa renal funcionante e insuficiencia renal.

Fuente ADN.ES

DonaSangre.JPG
OTROS_FINES.JPG
recetario.JPG
Distinción de la CM a ALCER Madrid.JPG
WIS.jpg
40aniversarioALCER.JPG
            Inicio | Quiénes somos | Junta directiva | Servicios | Guía de la patología | Hazte socio | Donación de órganos | Actualidad | Galería de fotos | Enlaces | Contacto | Aviso legal | Mapa web |
Glosario | FAQ'S | Diseño web de Hooping.net | C/ Virgen de la Oliva 67 y 69 local · 28037 MADRID · Tfno.: 91 754 36 04 · Fax: 91 754 02 98
[X] Cerrar